SERGIO DORANTES ES INOCENTE!

blank spacer

Página
Cómo puede ayudar
Noticias
Trayectoria profesional de Sergio
Recomendación de CDHDF
English

Sergio with Cardenas
Líder de la oposición Cuauhtemoc Cardenas y su esposa y Sergio Dorantes. Dia de inaguracion como Jefe de Gobierno de la Ciudad en 2000.

 

PETICIÓN

Usted puede ayudar a Sergio a limpiar su nombre firmando en el sitio de i.petitions, ahí se solicita que el cargo en su contra sea retirado. Click aquí para firmar. Gracias.

 

Donación

Donación para la defensa.

Sergio decidió entregarse y regresar a México en Octubre 2008, desde entonces él ha estado en el Reclusorio Oriente, una de las cárceles más sobrepobladas y peligrosas de México. Su proceso ha sido lento y complejo, él ha agotado sus recursos y necesita fondos para pagar el costo de su defensa.
Usted puede ayudarlo haciendo una donación.

EN MÉXICO NO HAY JUSTICIA
El fotógrafo Sergio Dorantes fue acusado, injustamente, del asesinato de su esposa Alejandra, en la Ciudad de México en Julio 2003. La investigación inicial concluyó que no había evidencia alguna que involucrara a Sergio con el crimen; sin embargo, cuando el fiscal a cargo del caso aseguró esto fue despedido. Su sucesor, inmediatamente, solicitó la orden de aprehensión en contra de Sergio, culpándolo indebidamente del crimen.
Sin embargo el "testigo" quién en Agosto 2003 declaró que vio salir a Sergio apresuradamente del lugar del crimen, admitió ante un agente del MP en Diciembre 2005, que habiá mentido, ya que en Agosto 2003 una agente del MP de Coyoacán le pago $1,000 pesos para que mintiera en contra de Sergio. Este "testigo" es la única evidencia que el MP tiene para culpar a Sergio Dorantes.
En México, ser detenido por la policía es frecuentemente una experiencia terrible de la cual algunos de los acusados nunca se sobreponen porque generalmente son víctimas de tortura y trato abusivo. Sergio lo sabe muy bien; en 1989, mientras realizaba una investigación relacionada con el tráfico de drogas para el periódico Nueva York Times, fue secuestrado, aparentemente, por elementos de la policía de narcóticos, quienes lo golpearon salvajemente y amenazaron con matarlo.
Como resultado de este ataque Sergio Dorantes pasó tres semanas en recuperación internado en un hospital. Así que cuando la orden de aprehensión fue girada en su contra acusado del asesinato de Alejandra, consideró que no tenía más alternativa que ocultarse para no ser detenido. En Febrero 2007 él fue detenido por U.S. marshals y encarcelado en una prisión federal por seis meses. Obtuvo libertad bajo fianza en Agosto de 2007, un precedente legal único, debido a las “irregularidades en su caso y la fabricación de evidencia” por parte de la autoridad. Actualmente, Sergio se encuentra bajo arresto domiciliario incapacitado para trabajar y viviendo de la generosidad y bondad de sus amigos.
Por todo lo anterior Sergio Dorantes está atrapado. Como el reportaje, publicado en El País reporta: “hoy Sergio tiene dos opciones a su alcance: “o sigue siendo un fugitivo de la ley el resto de su vida, o vuelve a casa a afrontar las consecuencias legales, lo cual significaría pasar un periodo obligatorio en la cárcel (posiblemente años), y arriesgarse a una sentencia mínima de 50 años, en caso de ser hallado culpable”
Si Sergio se entrega a la policía, podría ser torturado para obligarlo a confesar por el crimen, Y aún, si no es torturado, tiene muy poca probabilidad de enfrentar un proceso justo y honesto. La Organización de las Naciones Unidas, en un reporte reciente estableció que 70% de los jueces penales en México son corruptos.
El trato dado a Sergio por las autoridades de la Procuraduría de Justicia del Distrito Federal, no se debe ignorar. Si está interesado en ayudarlo o en denunciar los abusos a los Derechos Humanos en México, por favor escriba al presidente de México, Felipe Calderón, al Procurador de Justicia del Distrito Federal: Miguel Mancera Espinosa y al Embajador de México en su país. Las direcciones las puede encontrar haciendo click aquí.


Una carta abierta al Honorable Marcelo Luis Ebrard Casaubon:

Estoy familiarizada con los detalles del caso de Sergio Dorantes, acusado en matar a su esposa Alejandra Dehesa en el julio del 2003. En los EE.UU., se presume la inocencia del acusado hasta que su culpabilidad este probada en una corte. Entiendo que el sistema suyo se distingue en que se presume la culpabilidad hasta que la inocencia este probada. Será por esto que el caso del Sr. Dorantes se está ventilando en la prensa en el Distrito Federal?

Por lo que yo entiendo, la CDHDF ha establecido que la única evidencia que no fue de oídas ni circunstancial es la declaración de un testigo que se presentó un mes después del crimen para identificar a Sergio Dorantes como el hombre que él vio huyendo de la escena del crimen. Luego una investigación interna la fiscalía de Servidores Públicos de la Procuraduría estableció que el “testigo” fue sobornado por una agente del Ministerio Público y su hermano. En que consiste el caso de la parte acusadora? Obviamente, el verdadero asesino escapa la justicia mientras la Procuraduría persigue fantasmas. Y los que se cometieron soborno y perjurio andan libres.

La pregunta clave es: porqué la Procuraduría de Justicia del Distrito Federal está tan enfocada en perseguir al Sr. Dorantes a pesar de la falta de evidencia material? Será que intenta resolver un caso de alto perfil sin llevar a cabo el necesario trabajo mínimo de investigación? O será que quieren cubrir el verdadero asesino?

Anna Ransome

Graton CA EE.UU